Carta del Padre Andrew. 22 de Marzo

Queridos guadalupanos,

Recuerdo la primera vez que ingresé al Landmark Center y quedé cautivado por su belleza. Fue en el primer año de mi sacerdocio cuando estuve manejando mi bicicleta por el centro de Saint Paul que decidí ingresar al Landmark Center. Desde entonces, he tenido el placer de visitar el Museo Schubert, la antigua sala del tribunal en el piso superior e incluso el vestíbulo principal para una boda. Es un escándalo imaginar que no hace más de cincuenta años la ciudad debatió arrasar el Landmark Center y reemplazarlo por una rampa de estacionamiento. Bendito sea Dios, de que alguien tuvo el sentido común de detener esa parodia. Incluso si uno nunca entra al Landmark Center, es un hermoso monumento del centro de Saint Paul. Apostaría a que dentro de cincuenta años todavía tendremos bodas en el Landmark, pero el centro Excel Energy habrá sido reemplazado por un edificio más práctico.

Hermosos edificios hablan al espíritu humano en un nivel profundo. En el universo entero, una hermosa casa, centro cívico o iglesia dan una sensación de estabilidad. Los centros comerciales, como Signal Hills, pueden ir y venir sin que nadie derrame una lágrima, pero un hermoso edificio como la Biblioteca Riverview en la esquina de George y Humboldt no se iría sin una sensación de pérdida. Muchas personas van a visitar la Catedral de San Pablo, no porque sean católicos, cristianos o que alguna vez hayan creído en Dios, sino porque el edificio les ha llamado la atención. Y el uso de la bella arquitectura ha sido durante mucho tiempo un medio para enseñar y evangelizar a los fieles.

Mientras nos preparamos para tener nuestro estudio de factibilidad este verano, me gustaría responder algunas inquietudes y preguntas que han surgido:

1.) He estado conversando con los arquitectos y les he pedido que presenten algunos dibujos del Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe. Algunos de ustedes han preguntado cómo serían las posibles renovaciones, y ciertamente queremos darles una idea de cómo sería el proyecto. Un elemento importante en el diseño es resaltar la historia mexicana de la parroquia e incorporarla en los dibujos.

2.) Algunas personas también han expresado su preocupación diciendo: “Cada vez que un sacerdote viene a la parroquia, cambia el edificio; ¿Qué es necesario para evitar que el siguiente que venga cambie la parroquia la próxima vez?”. Para ser honesto, no puedo decirle de antemano qué hará el próximo pastor, pero escucho esa preocupación y la comparto yo mismo. Diría que la esperanza de este proyecto es que brinde cierta permanencia real al espacio: Usar el espacio para aumentar los asientos, la seguridad, el flujo de tráfico, los baños, el sonido y la iluminación.

3.) “Sigues hablando de belleza, padre, ¿qué tiene de malo la iglesia tal como está?” A esa pregunta, simplemente yo le pregunto: ¿Podría el jardínde su casa volverse más hermoso? ¿Sería posible que, ustedes padres, le dieran un vestido a su hija que fuera demasiado hermoso para el día de su boda? ¿Sería posible para nosotros honrar aún más a Nuestra Santísima Madre? Creo que debemos ser honestos y preguntarnos si le estamos dando a la Santísima Madre todo lo que ella se merece.

Ora por mi conversión,

-Padre Andrew R. Brinkman

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.